Se ha añadido el artículo.

Ir directamente al contenido

¿Cómo soldar tubos de cobre?

¿Cómo soldar tubos de cobre?

El cobre es un metal de transición que presenta un color rojizo y brillante. Los tubos de cobre son óptimos y muy utilizados en instalaciones de fontanería, calefacción, y gas además de tener diferentes aplicaciones industriales para la conducción de fluidos y energía.


      • A la hora de soldar este tipo de tuberías es necesario cerciorarnos de cortar el paso del agua ya que la misma debe estar completamente seca y libre de impurezas que puedan llegar a afectar la adhesión de las uniones.

A continuación te contaremos todo lo que necesitas saber para soldar tubos de cobre. Para ello necesitarás:


  • Tubos de cobre.
  • Soplete de propano.
  • Encendedor.
  • Equipo de seguridad.
  • Pasta para soldar (fundente) sin plomo.
  • Alambre de soldadura.
  • Trapo.
  • Cepillo de cobre o tela esmeril.

 

4 Pasos para una soldadura de tubos de cobre perfecta

1- Lo primero que debemos hacer es lijar el extremo de cada uno de los tubos que vayamos a soldar. Esto podremos llevarlo a cabo tanto con tela de esmeril como con lana de acero. 

      • Como en cualquier tipo de soldadura, los extremos deben estar totalmente limpios y libres de imperfecciones para garantizar que el proceso de soldado resulte verdaderamente efectivo.

 

2- Luego debemos aplicar una capa delgada de pasta para soldar o fundente a los extremos de cada uno de los tubos, usando el cepillo de alambre o tela esmeril. 

      • El fundente es una gelatina de cloruro de zinc que se emplea para cubrir superficies de cobre que vayan a ser soldadas. Gira ligeramente cada conector para distribuir bien la pasta por la superficie. 

 

3- Con el soplete encendido y regulado hasta conseguir una llama azul debemos aplicar calor sobre las partes a unir. Se debe aplicar calor de forma lenta y uniforme, con movimientos constantes por todo el perímetro. 

      • Mientras se realiza esta acción se va aplicando la punta del alambre de soldadura como por ejemplo, el estaño resinado, sobre la zona a unir.

 

4- Una vez unidas las partes debemos limpiar el exceso de soldadura con un trapo de algodón limpio y seco. Para finalizar te recomendamos que una vez se haya enfriado la soldadura, hagas circular agua por el interior de la tubería para eliminar restos de fundente o soldadura y comprobar posibles fugas. Si la unión deja salir agua, desmonta la unidad y vuelve a soldar.

Una vez realizado estos pasos, ¡Ya se tiene una tubería de cobre en perfectas condiciones para ser utilizada!

Dejar un comentario